Sube el petróleo, impulsado por los efectos del huracán Harvey



El cierre temporal de instalaciones importantes para la actividad petrolera en el estado de Texas por el paso del huracán Harvey es señalado como una de las causas por las que los precios del oro negro treparon posiciones durante los últimos días, cumpliéndose con las previsiones formuladas por los especialistas a mediados de esta semana.

El precio del barril de Brent subió un 2,98 por ciento, hasta cerrar en los 52,38 dólares, mientras que el petróleo de Texas subió un 2,76 por ciento, a 47,23 dólares el barril, debido a que los operadores del Golfo de México informaron que la producción ha caído 324.000 barriles diarios y 4,4 millones de barriles de refino, después de cerrar la mayor refinería del país.

Sube el petróleo, impulsado por los efectos del huracán Harvey

En realidad, los efectos del fenómeno meteorológico se hicieron sentir de manera diferente en las distintas actividades relacionadas con el petróleo en la zona: la producción de crudo, el transporte y el almacenamiento de petróleo y gasolina.

El huracán Harvey y las inundaciones que le siguieron probablemente no causaron importantes interrupciones en la producción de petróleo o del suministro. Sin embargo, incluso en el corto plazo, la suspensión de algunas actividades de fractura hidráulica siempre ha tenido un impacto en las reservas mundiales de crudo, aunque el gran exceso de oferta y los altos niveles de almacenamiento antes de la tormenta hacen pensar a los analistas que no existe peligro real de escasez de esta materia prima.

En lo que se refiere al transporte y almacenamiento del petróleo, los canales de navegación y puertos en el este de Texas debieron cesar sus actividades. El canal de navegación de Houston se cerró y los puertos en Corpus Christi y Galveston también debieron cerrar debido al huracán, dejando a los buques tanque esperando en el Golfo de México.

En este momento, ni el crudo ni productos derivados del petróleo van o vienen del este de Texas. Sin embargo, las importaciones y exportaciones de petróleo crudo, productos derivados del petróleo y el gas natural licuado entran y salen de los puertos en Louisiana con normalidad.

Situación en los puertos petroleros de Texas

Algunos centros de embarque han quedado llenos de limo acumulado en la afluencia de agua, formando bancos de arena que requerirán ser dragados, a lo que habrá que sumar otros trabajos de reparación de la infraestructura.

Es probable que todo esto se traduzca en una alteración de los patrones normales de importación y exportación, pero es imposible saber en qué medida hasta que se evalúe el daño.

El mayor desafío para la actividad ante el huracán será garantizar que las refinerías activas puedan acceder al crudo. El Gobierno de los EE.UU. ha indicado que no tiene la intención de liberar recursos de la Reserva Estratégica de Petróleo a pesar de que está preparado para hacerlo, si las condiciones lo requieren.